Cosas Mágicas que ocurren en Franz Joseph

Hoy me he levantado sola, Javi se ha quedado abrazando la cama. Anoche soñaba que me regalaban un furgoneta, blanca, pequeñita, perfecta. De tiempo me habia hecho mucha ilusión tener un espacio para mí, no pensaba en una casa, siempre tuve habitación para mi sola sino que pensaba solo en un espacio… cuando empecé a conducir mi coche era mi “mejor garito”, pero cuando conocí el mundo camper van, me enamoré de ese sueño.

Como Javi no parece que se quiera dar prisa en despertar, decido ir al salón común a desayunar, con mi segunda taza de café me acerco al ordenador a ver que novedades me encuentro, cuando Voilá! Carmen, un amiga del Fb y del mundo del arte me ha coronado el muro con una furgoneta blanca para nómadas…

Magia, sorpresa, ilusión, gracias Carmen!! (otra vez S;) y así comienza el día

Ha llovido la noche y al mirar por las ventanas del hostel, las montañas están cubiertas por las tempranas nieves de otoño. Es la primera nevada de la temporada, y el Glaciar tiene que estar exultante! Vamos a ir a comprobarlo

Salgo al patio para respirar el aire fresco de los alpes de nueva zelanda, lujo y calidad, cuando escucho una voz que saluda al cielo…

OH RAINBOW!!

Un japonés y una española pegar gritos de entusiasmo sin comprenderse en palabras pero compartiendo gestos de felicidad. Un arco iris doble completo coronan el cielo como el mas bonito regalo que te pueden hacer, salpicado de nubes blancas, negras y trazos de cielo azul, además llueve, amalgama de climas para este instante, corro a coger la cámara pero estoy segura ella tampoco sabría describir la alegria por lo que aquí está pasando.

TIN

Salimos de paseo, Franz Joseph parece un pueblo aburrido donde pocas cosas pueden suceder. Pero a mágico pocos le pueden superar.

Subimos a una vieja mina, hace días intentamos entrar pero nos faltó el equipo necesario. Ësta vez si, sandalias para caminar por el cauce del rio subterráneo, calcetines y ropa para el cambio cuando salgamos, linternas y frontales.

Comienza la aventura.

Son 10 minutos de túnel, no tenemos miedo pero si sentimos una gran emoción de caminar por la entrañas de una montaña, camino de un glaciar, el río Wahio además se deja escuchar desde el interior.

Caminamos, sintiendo el agua helada haciéndose paso entre las tiras de las sandalias treckeras. Vamos dejando atrás lentamente la luz de la entrada a la gruta, el miedo sigue sin aparecer…Emoción y confianza a la vez. Perdemos de vista la luz de la entrada, el hueco del túnel llega a la medida de nuestra altura y dentro de poco, sobre nuestras cabezas ya aparece la primera…la guardiana de la senda gutural, luciérnaga azul nos recibe para indicarnos que alli se ocultan de la luz del día, que de una a otra vayamos pasando sin molestar, por un camino estelar que cubre el techo y las paredes de esta gruta galáctica…nos sentimos conectados con ellas, fue la casualidad de una luciérnaga la que dio el paso a conocernos…Otro pase de Magia!!

Franz Joseph Gloworm Hotel

Anuncios

Sábado dominical

Hoy no quiero caminar.

El cuentakilómetros de nuestros pasos suma ya demasiados y aunque son muchos los lugares que se pueden visitar…las emociones están exaustas para llegar al verdadero disfrute. Por lo que hoy, es día de descanso y buenos alimentos.

Estos últimos días hemos visitado los dos glaciares mas grandes de los Alpes Neozelandeses. Franz Joseph y Fox Glacier.
Dias de espíritu explorador, caminatas entre senderos de árboles cubiertos del verdor de las plantas y de mil tipo de sonidos de pájaros que nos rodean.

De este modo somos felices, plenos en la naturaleza viva.

Cantamos y bailamos al paso de nuestras pisadas durante kilómetros.
Pero el cansancio se va agarrando a nuestro cuerpo. Un agotamiento que ademas de físico se suma al mental por las dificultades que crea el idioma. Aún así onversamos con todas las personas que se cruzan en nuestro camino. Personas,o incluso familias, como la de hindús que nos recogió de camino a Fox Glacier en una nueva aventura como autestopistas. Viajando en dos potentes todoterrenos nos hacen un hueco en la parte trasera destinada a maletas animales y otros cachivaches. Curiosos por conocer nuestra historia, nos hacen preguntas mientras los mas pequeños nos miran con tanta vergüenza como admiración.
Tratamos de transmitir toda la fuerza de la emoción de nuestra experiencia, entregándome por completo al contagio del espíritu aventurero que tanto me llena de felicidad. Y eso agota de verdad.

Anoche, despues de la jornada de visita al Glaciar y al Lago de la relexión Mathenson, no podía dar mas de mi.
Mis palabras hablando con Sylvia, una viajera italiana, iban descendiendo de volumen al final de cada frase. Ella comprende mi estado y con su bella sonrisa, me da las buenas noches para retirarnos a nuestros aposentos.

Y es que expresar tanto en inglés agota. Me doy cuenta de lo importante de viajar con alguien que habla tu mismo idioma. Sino acabaríamos como Jeni, la chica catalana que nos recogio del glaciar.
Ella viaja sola desde hace 5 meses, y tras ese tiempo, nos muestra su entusiasmo por hablar, y habla habla, sin dejarnos devolver la palabra. Un aolla express que necesita sacar de dentro, juegos de palabras, sonidos que no encontraban destinatario hasta llegar a nosotros. La dejamos hablar porque ella nos lo pidió.

Pero lo que más necesitaba era un abrazo. Se lo dimos.

Viajar te hace duro y grande, pero crecer demasiado tampoco es sano. Todos necesitamos afecto en algún momento y en ese tiempo de viaje también se necesita el cariño de cualquier persona, sino el silencio te deja la piel dura como el cuero.

Me alegra tanto de tener a Javi aqui.
Hoy es día de descanso, hemos parado de caminar pero no de cocinar.
Hoy pucherito de amor!!

DSC03111

Ella tiene de todo, pero a mi no me falta de ná

Dia de tránsito.

Nos movemos del Norte al Oeste de la Isla Sur. A Franz Joseph Glacier.
Un autobús a toda velocidad por las cerradas curvas que transitan por los Alpes Neozelandeses, me han mareado como nunca.
Noto el cuerpo raro, tanto cambio de lugar, camas, agua, alimentos, es normal. Pero la cabeza se mantiene firme. Hoy ruedo tranquila. El bus sigue siendo el único lugar donde me relajo por completo, y contemplo el pasar de los Km a través de la mejor ventana móvil, sin stress, aunque hoy los pájaros de la incertidumbre han sobrevolado con cierto temor anestesiado, jugando  la baza de un destino impredecible.

El autobús va lleno de jóvenes, dirección al Glaciar. Me sorprende formar parte de un bus turistico lleno de gente en la misma dirección, sin conocerse. Pero lo que mas me asombra, que nunca NUNCA estarás solo

Una belleza alemana nos sonríe dos asientos mas adelante, tiene una hermosura de la talla de una modelo, admiro su belleza. Javi señala una imperfección, pero también la admira.

Durante el recorrido esta vez no hablamos, pero nos acompañamos con caricias, masajes, y juegos tontos sólo por reirnos de algo.
Recuerdo que al principio del este día discutimos sobre la calefacción.
Ya no me importan, ni me entrego a la lucha, callo y dejo que se apague la llama de la rabia.
Pero el día ha sido gris y tranquilo entre nubes y olas de mar de Tasmania. Bellisimo recorrido a pesar del mareo ocasional.

La llegada al Hotel, ha sido como de excursión de colegio, un grupo de jóvenes dispersandose respectivamente a su hotel de montaña, según presupuestos. El nuestro parece un motel con cabinas corridas alrededor de un patio y un jacuzzi en el centro.
Con la estancia de 3 noches nos regalan una 3ª, y entre gestos y exclamaciones de entusiasmo por nuestra parte, nos dan la bienvenida al Glowworm Hotel. (Hotel de las luciérnagas)

En una habitación para 4 con una cuidada decoración de fotografias antiguas del Glaciar y sus primeros exploradores, tenemos nevera, calentador de agua, microondas y baño interior incluido..y televisión! Al precio mas barato de la isla sur nos apunta la joven recepcionista con una sonrisa, y SOPA GRATIS a las 6!!

No nos podemos creer nuestra suerte y para colmo entra por la puerta de nuestra habitación Anne, la chica alemana del bus, que esta noche compartirá habitación con nosotros. Menuda suerte tienes Javier!! Dormirás con 2 pivones!! Él me mira y responde: Suerte teneis Ustedes! El muy flamenco…

Y aquí estoy en el salón supersocial de esta casa llena de magia chimenea y bonitos rincones, en mi  papel para esta escena tan acogedora.

El ambiente de los Hostel es distinto entre ellos, no es como en los hoteles que no tienen personalidad y se parecen. Lo mejor del Hostel es que todos confluyen el mismo eje común: Viajar Curiosear, conocer, sonreir, compartir.
Todo es de nadie y de todos.
Vamos de paso, respeta y solo si te apetece sonríe.
¿No son éstas las reglas de la mejor comunidad?

Me sorprende ver cuánta gente camina sola, la mayoria de las que me estoy encontrando. Compruebo a este diario me remito que viajar en pareja es una prueba de fuego para 2 personas. En pareja los detalles pasan a ser de vital importancia, es mas fácil estar solo que compartir.

Seguiría escribiendo durante horas en esta postura frente a la chimenea pero compruebo que este libro va llegando a la mitad de sus hojas, y aún queda mucho por contar. Dejaréque las historias reposen y se concentren en un caldo delicioso como una buena sopa de noche.

Camino Franz Joseph

El fin es el principio

A pesar de que mis noches son terriblemente oscuras y largas, y a pesar de que el picor intenso de mis piernas, habiendo llegado a contar mas de 20 picaduras con llagas que supuran) La mañana me llena de vida de nuevo.

Y es que el solito se asoma por la puerta de nuestra tienda, tímidamente pidiendo entrar. Hoy no le esperábamos nos ha vuelto a pillar adormilados. Ok Sol esta vez tú ganas, y cómo me alegro por eso…

Hoy huele a primavera, dice Javi. Y nos regalamos un último desayuno en esta excursión, mirando al mar, con el Sol calentándonos las caritas frías de la noche. Plácido domingo que augura por ser el último día, dosis de disfrute entre los 100m de calita que nos acoge, por ser hoy reyes de este paraiso.

Motueke
Que suavecita se ve la vida después de una ducha caliente, una cena con vino y una habitación para 2 con olor agradable.
Cuántos placeres no percibimos a lo largo de la vida, y que deberíamos agradecer por tener nuestras necesidades básicas cubiertas.

Un ratito a solas con todo lo que tengo a mi alrededor y me siento completa porque no puedo pedir mas.

El trecking finalizó y cada uno se colgó sus propias medallas. Javi por su fortaleza física y mental. Yo por haberme conocido un poco mas a mi misma y hacia fuera haber pisado un rincón selvático más de este planeta.
Diferentes méritos, mismo camino, lo esencial que cada paso ha sido compartido y será recordado por los 2 que es el mejor trofeo que nos llevamos..

Mañana promete ser un gran dia. Nueva misión!

70 Km
20 picaduras de mosquito
5 dias, 4 noches.
Dormir en las playas mas selváticas del mundo no se cuenta con números.

DSC03008

Reubicados en el espacio tiempo.

4 Mayo
Habremos dormido unas 12 o 14 horas ,un duro suelo bajo nuestras espaldas, pero al menos calentitos. Durante la noche se han escuchado los ruidos de los animales, en su momento de gobernar la isla. El Sol se pone pronto y a partir de ahi escuchamos los ruidos desde el interior de la tienda. Una pena que las tiendas de campaña no tengas ventanas, pensamos. Ahora somos nosotros los animales de madriguera.

El ruido del mar continua, es el reloj auténtico del tiempo.

Despertamos al mismo tiempo, sincronizados por las ganas del nuevo día.

Primer pensamiento:
Estamos en Nueva Zelanda

Segundo:
Habrá salido ya el sol?..Aun no! Salimos corriendo de la tienda, y cruzamos los 5 pasos hasta la playa. El cielo está nublado pero se intuye el milagro de cada día. Sin saber de donde sale el sol, la magnitud de ese momento es indescriptible…por fin llega,

¡Hola Sol!

amanecer en el camp

 

Abel Tasman Track

Salida 8:35

Duración travesia 5 dias

Equipo Camping, tienda de campaña, sacos de dormir, cocina, comida,bus

Presupuesto 100 $ persona
Ayer comenzamos la aventura del Abel Tasman Track en la isla sur de NZ.
Abel Tasman fue uno de los primeros exploradores naturistas neerlandes que llegó a la isla sur descubriendo tierras nunca vistas por europeos.
Este trecking es uno de los mas recomendados por todas las guias, y además por neustro guia virtual Joselito que a golpe de mail nos monitoriza contándonos los secretillos de esta ruta.

Tras la llegada a Motueke, empezamos a planificar una caminata de 5 días; arreglamos una tienda y dudamos de nuestros sacos veraniegos por otros más preparados para un otoño en las antípodas. Compramos comida diseñando escrupulosamente el menú que tendremos que portar durante la travesía. Concretamos horario de salida, ticket, y nos retiramos a nuestra habitación a la espera y repasamos todo una y otra vez.

Todo parece estar controlado, el tiempo es favorable, la única duda recae en el peso de las mochilas, puede ralentizar las llegadas a los puntos de la ruta donde es necesario cruzar con marea baja. Los rangers del parque nos oblligan a reservar los campings con antelación y no deja lugar a la improvisación de la que hemos ido disfrutando todo el viaje y que termina con una discusión de escorpios cabezotas.

 

El viaje comienza, el sol luce en lo alto, día perfecto.
Caminamos, con la moral alta las mochilas no parecen tan imposibles. Bordeamos la costa de la última isla grande descubierta por el hombre occidental. Todavía sigue virgen, sin perturbar. Aunque es otoño, el verde es todavía frondoso y la selva sur nos muestra sus contornos y sus adentros.
Las mochilas pesan pero vamos intercambiando en cada descanso, para contemplar y respirar aire totalmente puro.

Qué lindo! Qué hermoso! Nos reimos, algo tan bello es paradójico para cómo lo trata el hombre,

Caminamos sin reloj solo 22 km llegada al Camp Te Pukatea, éste es el nuestro…WoW!!!

El dia de hoy ha sido la jornada mas larga y majestuosa en sus paisajes. Ya estamos impregnados de este paseo. Cada paso una victoria. Playas donde solo los pájaros habitan. Rios de conchas, brillantes en el fango, árboles caidos por los maravillosos desastres naturales e infinitos rincones para soñar.

La llegada al camp ha sido una victoria verdadera, los últimos km a cruzando playas han sido los mas duros pero gratificante en sus vistas. Corremos a desnudarnos y probamos el mar de Tasmania, el agua está fría pero apetecible. La luna se asoma sutil y transparente junto al islote que corona esta playa idílica. El pato que la gobierna  ríe mientras juega a echarse carreras antes de que anochezca.

Sólo él y nosotros…It´s a beautiful day!DSC02905 DSC02882 DSC02886 DSC02889 DSC02893

1 Mayo: 1,2,3,4,5

5 han sido los autos que nos han traído hasta Motueka, una mano de coches. Una mano que saluda a cada uno de sus conductores agradeciendo el impulso de parar y recogernos.

1- Una chica Neozelandesa que comenzaba sus vacaciones y acostumbraba a recoger haciendo dedo. 4 fuimos recogidos en el tramo de nuestro viaje hacia Nelson. Alucinante bondad. Un coche con una neozelandesa, una alemana un francés y dos españoles viajando gratis sin pedir nada mas a cambio que una buena historia que contar durante el trayecto.

Wherer are you from es el comienzo de todas…

2- Un coche negro para, como adivina Javi. Y una pareja de maorís de Coromandel ofrecen con sonrisa a llevarnos. Hablamos poco el acento nos dificulta el entendimiento, pero asienten continuamente con un Yeeeeeeeah que resuena como ritmo de tambon, su voz suena a música.
Curioseamos sobre su cultura, les preguntamos si salen de viaje fuera de N.Z., responden que no. Para ellos España es un sueño casi inalcanzable, para nosotros los maoris el mismo sueño, cumplido.

3- 2 jóvenes alemanes nos ven de lejos desde la gasolinera donde repostan, e intuimos las ganas de recogernos, casualmente se dirijen a Nelson en busca del Abel Tasman Track. Esta experiencia es codiciada por gente de todo el mundo y habiendo llegado a este término solo nos queda relajar y disfrutar del paisaje.

Llegados a Nelson,en la oficina de turismo nos explican toda la informacion necesaria para iniciar el treckking. Aun nos hace falta provisionarnos del equipoy reservar las estancias en los refugios, requisito indispensable para el control de los caminos, y cuidado de la reserva.

Decidimos continuar hasta el pueblo donde comienza el recorrido. Motueka

4- Seguimos el sorteo de coches avanzando por la carretera, salir del pueblo nos garantiza tomar la dirección correcta hacia nuestro destino. Barbara se detiene al verlo, sin dudarlo, acerca su furgo hasta la cuneta y nos recoge.
Barbara, una mujer mayor dueña de una furgo destartalada, llena de cachivaches imposibles de acertar para que sirven Javi viaja delante junto a ella y entre ellos surgen mas las risas que las palabras pero el trayecto ha sido corto aunque muy divertido. Esta Neozelandesa 100% kiwi, llena de sonrisas y calor humano nos regala un abrazo al devolvernos al arcén.

Un privilegio conocerla.

5- Somos 4 en la misma esquina para llegar a Motueke. Overbooking de viajeros gratis. No queremos molestar y respetamos el turno, asi que nos escondemos para evitar el tumulto, no sin avisar de nuestra intención. Pero parece que nuestra intención es bien tomada por los preferentes. Un pick up rojo (otra vez) se detiene a recogerles y ellos nos hacen gestos para indicarnos de que hay sitio para ir todos juntos. GOAL!!

Un holandes, un Motuekense (si asi se puede decir), un israelita y dos españoles viajan en una furgoneta…seguramente salgan muchos chistes de estas situaciones, y a la vista de mis preguntas y las caras de no entender, suena bastante a broma.

Llegados a Motueka- Hotel- Compra

Cuando mi cabeza ya parece no poder mas, del trabajo de traductora, del entusiasmo y el asombro por tanta suerte, pueda parece que ya nada queda por descubrir…una nunca debe bajar la guardia.

Una pareja de chilenos esperan como nosotros para cenar en la calma de este hostel.
Sentandos para la cena, y antes de empezar a disfrutar de la comida, un “que aproveche” puede ser y lo fue, la llave para conocer a 2 almas tan gemelas como las nuestras.

Pablo y Paulina, llegaron a Nueva Zelanda con un sueño en bruto, hace 11 meses. Un sueño que han ido tallando hasta diseñar la maqueta de su futuro, lindo con una casa construido con sus propias manos gracias a los conocimientos aprendidos en este pais de filósofos de la tierra.

Son visa workers, trabajan recogiendo manzana, y nos animan a buscar trabajo. Se les ve orgullosos de haber roto los standares conservadores chilenos que les hubieran llevado a trabajar en una oficina. Ingenieros los dos por el mismo sueldo de un mes allá, aquí trabajan, 1 semana, y en la tierra, en contacto directo con el mundo elemental.

Paulina me habla y somos espejos la una de la otra, menuda conexion tan brutal, que me impacta, y nos abrazamos, felices de nuestro por fin encuentro.
Cuanta unión en tan poco tiempo. Cuantas son las preguntas que no nos atrevemos a respondernos. Al menso una sonrisa es la clave de todas ellas.

Hoy día de la madre en Motueka, hemos llegado al umbral de la felicidad.

motueka